TOP

La gata sobre el tejado de zinc (1958)

Cómo ya sabeís, hace 2 días murió la actriz Elizabeth Taylor, y como particular homenaje, hoy os hablaré de esta película, una de las más recordadas que protagoniza junto a Paul Newman y Burl Ives entre otros, dirigidos por Richard Brooks y basada en una obra de teatro de Tennessee Williams con guión del propio director de la película.
La película cuenta la historia de un matrimonio en crisis compuesto por Brick (Paul Newman) y Maggie (Elizabeth Taylor) que van a una mansión familiar porque allí tiene sitio el acontecimiento del 69 cumpleaños del padre (Burl Ives) de Brick, que está al borde de la muerte por culpa de una dura enfermedad y que es aprovechada por su hijo Gooper (Jack Carson) que está acompañado por un abogado y su mujer Mae (Madeleine Sherwood).
Brooks era un fiel admirador del escritor de esta obra, Tennessee Williams y para esta obra quiso poner toda la carne en el asador y se esforzó para hacer la película, una de las más recordadas por parte de la actuación de Elizabeth Taylor en un entorno donde el valor de la vida humana al ver que la muerte ya acecha cerca es el de la única intención de conseguir toda su fortuna y en otro punto un matrimonio al borde del ataque de nervios.



Los temas que tratan la película son en su mayoría dramáticos cómo el desamor, el paso del tiempo, la personalidad hipócrita, incluso un cariño con el hecho de tener una finalidad por la que hacer esto, en el caso de la obra, el dinero es esa finalidad.
Los diálogos son un punto fuerte en este film, y el principio del personaje de Taylor con la confesión de que es "Una gata en un tejado de zinc caliente" va tomando sentido según avanza el film a lo largo de su hora y tres cuartos de duración apróximadamente.
La interpretación que se nos presenta en el film es cuanto menos buena, pues tenemos dos leyendas como Paul Newman y Elizabeth Taylor llevando el cartel de protagonistas en la película, profundizando perfectamente en sus personajes que les llevó a ser una de las parejas más recordadas de la historia del cine, al menos para un servidor, así como los secundarios también están bastante bien, en especial el personaje de Madeleine Sherwood tiene algo que me llama la atención aunque bien es cierto que la tapa un poco más su marido en la película, Burl Ives, quien ya estaba concienciado para hacer este papel puesto que en Broadway ya lo había interpretado.
En definitiva, una obra llena de metáforas y de sentimientos (me atrevería a decir que algo de realidad tiene) con un ritmo muy bueno y dirigido de una excelente forma por Richard Brooks que saca muy buen juego a la obra teatral. Imprenscindible verla.
Reacciones: 

0 opiniones personales: