TOP

La Haine (1995)


En 1995, Mathieu Kassovitz volvió a aparecer tras dos años de silencio desde el estreno de "Métisse" (1993) con la que obtuvo críticas de grados menores con respecto a esta obra que es "La Haine" o conocida como "El odio" en castellano.


En una noche donde los disturbios es el ambiente de la noche de los barrios marginales de París, donde un joven llamado Abdel resulta herido por la policía. Esto es observado por tres amigos (Vinz, Säid y Hubert) que tendrán que sobrevivir en un ambiente de bandas, disturbios y violencia...Y por supuesto, de odio.


Lo primero que me ha entrado por lo ojos nada más ponerme a ver la película es el hecho de que esté filmada en blanco y negro, bien utilizada para la temática social y política que utiliza que da una sensación de antigüedad cuando yo creo que utiliza la ironía para ello. Un buen resultado sin duda para Pierre Aim, que ha hecho más de un trabajo con Kassovitz, resultando este film ser el segundo en esa cronología y que como ya digo, aporta ironía y sentimiento al dramatismo que incluye la película durante su hora y media de duración, donde también he visto grandes similitudes con una película argentina de Bruno Stagnaro y Adrián Caetano como es "Pizza, birra, Faso" (1997), pero más bien lo correcto sería decir que esta última tiene similitudes con la película que nos ocupa ahora, por el tema del año de lanzamiento.
La película nos pasea por París durante 24 horas, empezando a las diez en "La cité" y terminando a esta misma hora. En ese transcurso del tiempo podemos ver violencia, venganza, transparentada con el propio sentimiento que conviven los amigos como es el miedo. Cada uno vive el miedo a su forma, un árabe espera no pasar la misma suerte que Abdel, un judío necesita un arma que blandir para combatir al miedo y luchar cara a cara con él y un negro prefiere mantenerse firme para no acabar muerto en cualquier calle parisina.
Especial mención a la actuación de Vincent Cassel que está increíble en su papel de Vinz, el chico judío de la magnum, donde siempre está creíble en su papel y mostrando sus miedos y sus desesperaciones, así como su carácter en el tema de la venganza y que a medida que avanza la película se hace más y más grande.
La dirección de Kassovitz nos ofrece grandes variaciones tanto en la imagen (con un plano-secuencia digno de alabar) como en los grandes giros que da el guión en el que en cosa de un minuto cambia completamente la película y por tanto sus personajes.


En general es una buena película, marcada de dramatismo social y de un ambiente hostil y terrorífico, más allá de una violencia gratuita por ideologías donde el sentimiento humano prevalece por encima de todo.
Buena recomendación por parte de un lector del blog, como sabéis podéis enviar ideas a vozenoff7@gmail.com 

LINKS DE INTERÉS:







Reacciones: 

0 opiniones personales: