TOP

Detour (1945)

Ya hace algún tiempo, leí en alguna que otra web sobre esta película de serie B, cosas que la atribuían a decir que era un buen film de cine negro que bien podría ser de primera categoría, pues otros lo consiguen por el éxito de ventas, pero el caso de "Detour" es muy diferente, al menos para mí, que consigue que me crea eso de que es una película de primera categoría en el cine negro y que tiene menos reconocimiento que el que debería tener, al igual que su director, que quitando "El gato negro" no había obtenido ningún éxito destacable, y a pesar de que la película citada anteriormente es conocida, tampoco recaudó mucho dinero.
Y el caso es que Detour, a pesar de ser tan reconocida, en su época no gustó demasiado la forma que tenía de rodar Edgar G. Ulmer, pero con el paso de los años se ha hecho justicia en este film de 75 minutos de duración, haciéndola un poco más grande en renombre.



La trama de la película se inicia con Al Roberts (Tom Neal) en un bar de carretera, deprimido y amargado, que por una extraña música, empieza a recordar el pasado, sometiéndonos a un flashback en el que el protagonista empieza a contar la historia.
Al Roberts es un pianista excepcional de jazz. neoyorquino y enamorado de la cantante que trabaja también en el mismo local que él, de Sue Harvey (Claudia Drake).
Un día, la cantante decide buscar fortuna en Hollywood, por lo que decide abandonar la ciudad de Nueva York y dirigirse a la ciudad de las estrellas. En un principio, Al no está de acuerdo con ella, en que se marche, pero cuando finalmente la cantante emigra, Al decide seguirla, para ello hace autostop en la carretera, y pasa tiempo hasta que finalmente lo recoge un taxista adinerado llamado Charles Haskell Jr (Edmund McDonald) que pasado un tiempo, muere súbitamente y sin motivos aparentes, por lo que Al parece el sospechoso nº1 de la muerte de Charles, y más cuando huye, por desgracia para él, se cruza en su camino, una mujer llamada Vera (Ann Savage) que le chantajea para lograr sus objetivos, pues ella sabe todo lo que ha hecho Al desde que cogió ese taxi, en aquella maldita carretera estadounidense.

Un guión verdaderamente atrapante para una película de cine negro a cargo de Martin Goldsmith (el escritor en que está basada la película), y unos primeros planos algo repetitivos del director, nos lleva a ver las desgracias que le pueden suceder a un tipo que no ha hecho absolutamente nada, y que tan sólo quería viajar a Hollywood para reunirse con su novia y casarse con ella. Recuerda bastante en el aspecto melancólico del protagonista a Edward G Robinson como Chris Chros en "Perversidad" del genio Fritz Lang, algo que me ha gustado para el rumbo de la historia, en el que por cierto, Tom Neal está soberbio en su papel de narrador-protagonista del film, en el que las partes de narrador, con algunas frases bastante buenas, poseen sentimiento, rutina y algo de melancolía que hacen que te metas en su papel enseguida, incluso llegas a querer actuar cómo él en algunos casos, por mi parte en muchos.

En el principio del film, se nos muestra de una forma secundaria en una frase, una frase que tendría que haber seguido Al en su pasado, cuando en los primeros minutos aparece un tipo y le dice a Al que a donde va, a lo que este responde "Mi madre me enseñó a no hablar con desconocidos", si hubiese usado esa frase, la película habría perdido su guión, pero Al prefiere utilizar la frase de "Quien algo quiere, algo le cuesta" para llegar sea como sea hasta los brazos de Sue en Hollywood, aunque una maldita arpía encarnada por Ann Savage le amargue la vida más y más.


LO +:

-Cine negro del bueno.
-Tom Neal y Ann Savage, pareja perfecta en este film.
-La voz en off de Tom Neal.

LO -:

-Los primeros planos y algunas secuencias que trama el director no me gustaron, hay un momento de la película en que unas secuencias marean bastante.
Reacciones: 

0 opiniones personales: