TOP

Las mejores películas según los Oscar (1946)

En 1946, William Wyler iba a hacer una de sus mejores películas, condenada a ser una de las grandes obras de los años 40 y ganadora de 9 películas (Mejor película, actor, dirección, actor secundario, guión, música, edición, productor y un premio honorífico a Harold Russell).
La plantilla conformada para la película "Los mejores años de nuestra vida" no era tampoco una apuesta con una plantilla de lujo, sino que contrario a esto eran actores conocidos algunos y poco conocidos o infravalorados otros, en esa plantilla están Frederic March, Myrna Loy, Teresa Wright, Virginia Mayo, Dana Andrews y Harold Russell, de donde yo destacaría a Frederic March y a Harold Russell, ambos premiados, con la curiosidad de que Harold Russell lo hizo por partida doble, ya que además de ganar el premio a mejor actor secundario se llevó también un Oscar honorífico, y se convierte en la primera y única persona en ganar dos Oscar en la misma gala.



La película está basada en una novela de MacKinley Kantor llamada "Glory for Me" y que nos cuenta la vuelta a casa de tres combatenientes de la guerra, que sienten un pavor insoportable por ver cómo será la vuelta a la antigua vida tal y cómo la conocían tras la experiencia del campo de batalla. Cuando vuelven, cada uno tiene su propio martirio.
Homer (Harold Russell), es un marinero con una fuerza de voluntad digna de mencionar, que perdió las manos y que tiene que sobrevivir con un gancho típico piratesco en cada mano y que su principal miedo es ver como le recibirán por el accidente que ha tenido.
En otro apartado, tenemos a Fred (Dana Andrews), quien dejó a su mujer en América, con la que apenas había tenido tiempo de compartir los placeres y desastres del matrimonio. La principal razón de preocupación de Fred es recuperar el tiempo perdido con su esposa.
En un último apartado, tenemos a Al (Frederic March), quien dejó una familia con unos hijos poco crecidos, y que ahora están crecidos. Gracias a esto, a Al le cuesta más manejar a la familia ahora que antes, y algunas veces el estrés producido le hace recaer en la bebida.
Historia simple, pero emotiva, papeles interpretados maravillosamente y una dirección soberbia a cargo de William Wyler hacen de esta película una auténtica maravilla de la historia del cine y que William Wyler, a pesar de estar en un momento poco creativo supo librarse bien de esto y hacer una película que más tarde,
en la Caza de brujas de Joseph McCarthy, sería muy vigilada por su contenido subtitulado al hablar de la liberación de la paz y de lo costosa que es, pero eso son sólo pensamientos que no merecen la pena nombrar al hablar de una gran película de la década de los 40 y de la historia del cine.


Reacciones: 

0 opiniones personales: