TOP

La Semilla Del Diablo (1968)


Tras hacer e interpretar en 1967 la película "El baile de los vampiros", Roman Polanski volvía para hacer una obra tan grande cómo "Rosemary`s Baby", conocida en castellano como "La Semilla Del Diablo", un título sin duda más terrorífico y mejor que el de su habla inglesa, al menos en esta ocasión acertaron con las traslaciones.
Los Woodhouse son un matrimonio neoyorkino que se muda a un edificio situado frente a Central Park. Según un amigo de la pareja, sobre la casa pesa una maldición. Una vez instalados, se hacen amigos de Minnie y Roman Castevet, unos vecinos que los colman de atenciones. Ante la perspectiva de un buen futuro, los Woodhouse deciden tener un hijo, y Rosemary se queda embarazada, aunque lo único que recuerda es haber hecho el amor con una extraña criatura que le ha dejado el cuerpo lleno de marcas. Con el paso del tiempo, Rosemary comienza a sospechar que algo extraño ocurre con su embarazo.





Estamos ante una de esas películas que a primeras expectativas pinta bien, con unos personajes profundos y que guardan secretos en muchos de los casos, y por supuesto, con un guión soberbio salido de la mano de Polanski adaptando con maestría el libro de Ira Lervin del mismo nombre que el título original de la película en su habla original.
A primeras vistas y tan sólo con media hora de metraje podemos ver la psicología en la que nos sumerge Mia Farrow con su personaje de Rosemary; un personaje que teme la vida y a la hipocresía de las personas y que hace lo que sea por no ver sufrir a una persona muy importante en su vida, independientemente de cómo se encuentre. Esto hace que la película aparte de contener drama a borbotones, nos disponga a también a encontrarnos con dosis de un terror cómo ya he dicho anteriormente, psicológico y marcado por una atmósfera digna de mencionar, donde todo parece girar alrededor de una mentira.
A la hora de ambientar todo, cómo ya he dicho está muy bien, pero el cómo llevar la trama es algo que Polanski suele cuidar muy bien (a día de hoy también), y nos encontramos ante un planteamiento que no lleva interludios innecesarios y es de esas historias que te dejan pegado a la pantalla, con los ojos en blanco en cada escena donde la tensión aumenta y nuestra expresión toma sorpresa o desesperación, incluso nos come la cabeza pensando lo que pasará después, en futuras escenas.




Aparte del elenco de actores que interpretan bastante bien todos ellos, superando con nota el examen (en especial Mia Farrow, espectacular) hay miles de categorías volando por el aire que entona a la película, cómo es la angustia, el miedo, la desconfianza, la confianza de fiarte de alguien y luego caer, y sobre todo la protección ante todo de un objetivo y por supuesto, la paranoia, que a lo mejor no lo es tanto, para descubrirlo os tocará ver la película.
Si hay algo más que destacar de esta película es su gran final, envuelto en un humo negro que acaba con una nana psicodélica digna de recordar para siempre en tu cerebro cinéfilo.
Sin duda, es una de las mejores películas de Polanski, y a mi se me hace difícil no decir que es imprescindible en nuestra estantería, una obra maestra pero que no la doy las cinco estrellas, ya que para mi es algo difícil de conseguir.


NOTA FINAL:









Reacciones: 

0 opiniones personales: