TOP

El Chico (1921)



Dos años separan a la última película de Chaplin (por esas fechas) con "Un día de juerga", pero sin duda, a la gente a la que se le da la oportunidad de elegir las mejores películas de Chaplin, suelen contestar grandes obras suyas como "Luces de Ciudad" (1931) y por supuesto la película de la que vengo a hablaros hoy, que no es otra que "El Chico".
La sinopsis nos cuenta sobre como una mujer londinense, sumamente pobre, se ve en la necesidad de abandonar a su hijo en una casa de millonarios, aunque por una serie de circustancias el niño terminará siendo cuidado por un vagabundo que se convierte así en su padre. Cinco años después, y con la madre convertida en una popular cantante, el destino tratará de separar a padre e hijo.





Una de las grandes obras de Chaplin nos recuerda en esta ocasión la importancia que se le debe dar al amor humano y a la amistad por encima de cualquier pero.
Muchas de las escenas que vemos fueron rodadas casi instantáneamente gracias a unos cambios en la vida de Chaplin que hicieron que su personaje de Charlot se involucrase en un un ambiente trágico, sin cortarse de rodar sobre estos parámetros de la vida, haciendo el film un poco más real. Y es que hacer cine mudo y que impacte es verdaderamente digno de mencionar, con sólo la utilización de expresiones faciales y basándose en un decorado lúgubre y esperanzador por momentos que acompaña una utilización del melodrama padre e hijo tantas veces visto en el cine como por ejemplo en la posterior "Kramer Vs Kramer"  (1979).
La perfecta armonía con la que transcurre la película es digna de mencionar, controlada por un tempo en el que nada se hace pesado y donde las palabras sin duda, sobran.
Suele pasar siempre que se ve una película de Chaplin que algún gag hay entre medias a pesar de lo dura y espantosa que pueda ser la película en cuestión, y "El chico" no es una excepción de esta regla, pues los gags que nos encontramos son buenos, a pesar de ocultar una cara de la moneda donde se oculta lo dramático.
La película no tuvo música hasta los 70, cuando el propio Chaplin quiso ponerle una composición a la obra de la que tantos buenos recuerdos guardaba, y la verdad que mereció la pena, pues añadirle la música junto a esas imágenes destroza el alma y lo acuchilla, te hace ver lo duro de la vida, lo más duro todavía que las cosas que estamos acostumbrados a ver, quitando guerras y demás cosas inútiles de las que ya se han hablado tanto. Y nos hace ver también el cómo un vagabundo, del que todos quieren huir, hace lo que nadie hace y coge a un bebé a pesar de vivir a la intemperie, para cuidarlo, protegerlo y enseñarle cosas de la vida.
Es imprescindible de contemplar lo dramático elevado al séptimo cielo que tiene por nombre "El chico".


Reacciones: 

0 opiniones personales: