TOP

Mejores directores de la historia: François Truffaut


Cuando se habla de la Nouvelle Vague en el movimiento del cine, entendemos por esto a un grupo de cineastas franceses que inició un nuevo cambio en la forma de hacer el cine francés.
Algunos de estos personajes pertenecientes a dicho movimiento son Melville, Rivette, Godard y uno de los que hizo explotar la fama de este movimiento y del que vamos a profundizar hoy. Él es François Truffaut.


Truffaut nació en París un 6 de Febrero de 1932 fruto de una relación ilegitima entre Janine de Monferrand y Roland Truffaut, que meses más tarde del nacimiento de Truffaut se separarían por completo.
Pronto se separó de su madre y se fue a residir con sus abuelos maternos, dado que a sus abuelos paternos no los conocía debido a que tampoco conocía (ni conocería) a su padre.
Esta dura infancia, se dice que marcó a Truffaut la forma de hacer su cine, aunque también tuvo algo de culpa su afición tan colosal al cine y a la lectura, fundando con sólo 16 años un club dotado de servicios para ambas aficiones.
Sería dos años más tarde, cuando Truffaut conocería a André Bazin, un famoso crítico francés en su propio club de cine y lectura donde le enseñaría a moverse por el terreno de la crítica constructiva al cine que tanto le gustaba a este, aparte de involucrarlo más en el desarrollo de la información ante directores y actores, lo que le llevaría a Truffaut a escribir en 1954 un famoso artículo sobre la nueva ola de directores franceses, la Nouvelle Vague. 
Con la visión que desplegaba el joven Truffaut en ese y otros artículos, a la gente se le empezó a meter en la cabeza la idea de que hiciese alguna película con una idea centrada en sí mismo y en lo que le inspiraba a ser tan crítico pero tan acertado, y este, aunque le costó decidirse a hacer algún film, finalmente accedió a los deseos de sus "fans".
Fue cuando llegó una película que explotaría el cine de la Nouvelle Vague, me refiero a "Los 400 golpes", que fue estrenada en 1959, una película que nos contaba la travesía de Antoine Doinel, un chaval parisino, que vive con sus padres donde se siente poco querido, motivo más que suficiente para que en el colegio le vaya también fatal. Junto a otro amigo, planean una estrategia para huir de allí y ver el mar por primera vez en su vida, pero los golpes de la vida pillarán a Doinel desprevenido.
La sinopsis resulta algo autobiográfica en sobre todo el tema paternal para Truffaut, que gracias a este film consiguió el premio a Mejor Director en el festival de Cannes de 1959.




En su segundo film llamado "Tirad sobre el pianista" y con una confianza extrema en sí mismo, sirvió al director que no todo el monte es orégano y que también hay resbalones en la carrera de casi todos los directores, pues este film fue un rotundo fracaso, no tanto como su siguiente película "Jules y Jim" en 1961, que sería un éxito y que llevaría a Truffaut de nuevo al más alto escalafón del cine francés del momento.
Siguiendo la pista de nuevo de Antoine Doinel, Truffaut hizo el segundo capítulo sobre el personaje, llamado "El amor a los veinte años" y estrenado en 1962. Tuvo menos éxito que el primer film, pero también dotó de buenas críticas entre los periódicos locales y alguno extranjero que ya le seguía los pasos.
Hasta 1966, Truffaut no volvió a hacer nada que llamase la atención al público, y para que se volviese a hablar de él, el director hizo su única película de ciencia ficción llamada "Fahrenheit 451" basada en la obra de Bradbury y la cual sirvió para que se volviese a hablar un poco de él.
Para volver a tener una fama más grande, Truffaut recurrió otra vez a Antoine Doinel para rodar la tercera película de la saga en 1968 titulada "Besos robados", y así fue, un rotundo éxito que esta vez llegó muchísimo al cine estadounidense, lo que le sirvió para que en 1970 cerrase la saga con el film "Domicilio Conyugal" que según la crítica fue un gran final para la saga, y para un servidor, también.
Y en 1973, llegó uno de los mejores años para Truffaut como director, ya que tras hacer "La noche americana" fue nominado al Óscar a la mejor película extranjera, para posteriormente alzarse con el titulo de ganador, totalmente merecido.
Aunque posteriormente hizo grandes películas como "La piel dura" en 1976, su último gran éxito en taquilla y en crítica le llegaría de la mano de "El último metro" en 1980, con el que arrasó en los premios César, cosechando 10 premios ganadores.
Su último film (también bastante bueno), fue "Vivamente el domingo" de finales de 1983 que le sirvió como despedida del cine, ya que un año más tarde y con 52 años de edad, Truffaut moría a causa de un tumor cerebral, y con él se iba uno de los mejores directores franceses y europeos que ha dado la historia, pero como se suele decir "el genio se va, pero las películas se quedan".

Reacciones: 

0 opiniones personales: