TOP

El Doctor Frankenstein (1931)


En 1931 y tras hacer "El puente de Waterloo" ese mismo año y con una más que aceptable crítica, el director James Whale quiso hacer algo diferente a lo que había hecho con la película ya citada.
Para ello, y tras ver un cortometraje del "Frankenstein" de Mary Shelley, dirigido por Searle Dawley, se lanzó a hacer una película sobre el monstruo, y tras ver a Karloff en varias películas mudas, Whale supo que él tenía que ser el monstruo, y en una cafetería le invitó a tomar algo Whale y le dijo que tenía un papel para el propio Karloff, a lo que él enseguida dijo que sí, sin saber de que iba el papel.
La película nos cuenta el empeño del doctor Henry Von Frankenstein por lograr dar vida a un cuerpo inerte, muerto, y que con la ayuda de su ayudante Fritz intentará darle vida.




Este gran clásico del cine de terror de la Universal, comienza con una advertencia al público sobre que puede incluir un gran contenido terrorífico y puede asustar a más de uno, dando así un aspecto de ambientación al juego de la trama, lo que me parece un gran acierto, y es que, aunque a día de hoy no de ni pizca de terror, la verdad es que es un punto a favor para el cine de la época, y es que ese comienzo en el cementerio que vemos en la imagen de arriba es digno de recordar, así como la primera aparición de Boris Karloff encarnando al monstruo o el final en el molino.
La figura central de la historia es indudablemente el dúo que hacen entre el doctor y el monstruo, dando lugar a una gran actuación del genial Boris Karloff, que aquí da lugar a la que para mí es su mejor papel.
Aquí se le tiene que dar un gran aplauso al genial maquillador Jack Pierce, responsable del maquillaje de Boris Karloff en esta película, de "El hombre que ríe" (1928), clásico del cine de Paul Leni donde se ve perfectamente el trabajo, indudablemente de gran nivel y para mí su segundo mejor trabajo como maquillador, ya que el de Frankenstein es indudablemente superior.
Dejando de lado el tema del maquillaje, la personificación propia de los movimientos tan lentos y casi robóticos de Karloff es digna de alabar, y su torpe manejo que va relacionado al cerebro de un antiguo asesino que lleva gracias al doctor Frankenstein le dificultan relacionarse con el medio que le rodea, enseguida se vuelve violento y sus capacidades destructivas se van viendo mucho más a medida que avanza la película.
El mensaje que nos lanza la película es el de un ser incomprendido, al cual le provocan rechazo y burlas gracias a su torpe manejo, su violencia y sobre todo su aspecto, dándose un claro mensaje dramático al cual le falta afecto y comprensión para dejar de ser lo dramático que es.
Los escenarios están bien logrados, como he dicho anteriormente el cementerio te mete dentro de la trama enseguida y cosas como el molino del final (que se utilizó para "La novia de Frankenstein", concretamente para el inicio) están correctamente hechas. Por cierto, el molino no fue el único escenario reutilizado, dado que para "El jovencito Frankenstein" de Mel Brooks también se utilizó el laboratorio donde dan vida al monstruo, aunque cambiando levemente algunas cosas, pero se puede reconocer fácilmente que es dicho escenario.


Otro de los grandes datos de la película es su banda sonora, llevada a cabo por Kaun y Bacce (aunque no estén acreditados) y que acompañan las escenas dirigidas bastante bien y que aunque es corta, es intensa, hecho que también se le puede aplicar a la propia película y a su hora y poco más de duración.
Pero ya sabéis lo que decía Baltasar Gracián, "lo bueno si breve, dos veces bueno".

LINKS DE INTERES:


Reacciones: 

0 opiniones personales: