TOP

Arsénico por compasión (1944)


Después de que la última película fuera "Juan Nadie" (1941) y de hacer las dos partes de documentales de "Why we fight" (1943), Frank Capra haría en 1944 la que para mí, es una de sus mejores películas, y de la que vengo a hablaros hoy, "Arsénico por compasión".
Un crítico teatral llamado Mortimer Brewster (Cary Grant) acaba de casarse y antes de partir hacía la luna de miel que los llevará a las cataratas del Niagara, decide pasarse por casa de sus tías, donde también vive un hermano suyo que se cree el presidente Roosevelt. El problema llega cuando Mortimer ve que sus ancianas tías hacen unos favores demasiado mortales a los solitarios ancianos que acuden en busca de la habitación que están alquilando.





Animado por la costumbre propia de mucha gente criticona y de boca muy larga, me animé a ver este clásico de la comedia esta mañana, dado que no tenía ninguna película que ver y que los Lunes, como viene siendo normal, suelo ver la película de la sección dedicada a "Las mejores películas según los Oscar", pero como la que me tocaba ya me la he visto unas cuantas veces, me he decidido a ver una de las películas que tenía pendiente en mi filmoteca como es este "Arsénico por compasión" de Capra.
De entrada, he sentido que iba a contemplar un espectáculo de risas, de situaciones disparatadas y de los elementos propios de una screwball comedy, aunque en este caso, los protagonistas no posean una clase tan alta y distinguida como en otras películas de este género como puede ser por ejemplo, "Vivir para gozar" (1938) de George Cukor y también con Cary Grant en el reparto.
Aunque en lo general, las screwball caían en picado pasado el año de estreno, había algunas que sobrevivían por méritos propios, y Capra supo bien como manejar este film y elevarlo alto y para que, en un presente, mucha gente se atreva a advertir de lo que ha envejecido la película. Tonterías.
Capra, fue un defensor de la intención de que los Estados Unidos luchasen en la Segunda Guerra Mundial, y de hecho, hizo documentales (como los de "Why Fight" que os he nombrado antes) para mantener su firme compostura, y en un principio, este "Arsénico por compasión" iba a hacerse con el fin de recaudar unos beneficios para su familia mientras él estuviera ausente luchando del lado americano. Y lo que fue un "proyecto de recaudación" se convirtió en todo un éxito y una comedia muy recordada, tanto por los seguidores de Capra como por los amantes de la comedia negra.
Capra hacía poco que había visionado una obra teatral llamada "Arsenic and old lace" escrita por Joseph Kesselring y fue adaptada al cine por los hermanos Epstein, que son conocidos por su labor de guionistas en "Casablanca"  (1943).


Con un ambiente típico de las comedias de la época como es la demencia mental, ya sabemos que nos vamos a encontrar con escenas que nos van a sacar más de una risa, o más bien carcajada, promovida sobre todo por el papel que posee John Alexander, el hermano ficticio de Cary Grant, que creyéndose Roosevelt empieza a hacer mella de sus técnicas estrategas, donde siempre entra a su habitación con el grito de "carga" y que me ha sacado una carcajada la primera vez que se contempla dicha escena.
Esta demencia es una de las más carismáticas diría yo de la historia del cine, y es que es muy complicado actuar así, pero es mucho más complicado hacer creer a los espectadores que realmente posee dicha enfermedad, como también le pasaba al personaje de James Stewart en "El invisible Harvey" (1950), película que también me dejo buen sabor de boca y que veo muy compatible con este film.
Otra cosa a destacar en este film, es la fotografía del genial Sol Polito y la puesta en escena de Cary Grant, que en forma de odisea, trata de desmembrar el asunto de locura al que le ha llevado una simple visita de unas horas, o incluso de minutos. Y se notó lo que le gustó hacer ese papel a la hora de actuar, dado que trabajar con Capra debía ser un auténtico placer para cualquier actor que se preciase.
La opción principal para Capra era Boris Karloff, dado a que era quien interpretaba el papel de Mortimer en la obra teatral, pero al ser la principal estrella y punto de atención, Capra decidió que lo mejor era tener a Grant entre sus filas. Hablando de Karloff, a lo largo de la película, el parecido de uno de los personajes es un guiño de humor al que en un principio era el favorito del director para hacer el protagonista principal y así mantener a cuatro miembros de la familia teatral, dentro de la familia fílmica.
La recomendación de un servidor, es que, si queréis disfrutar de algo alocado, que te transmita grandes dosis de humor y que para colmo tenga buen elenco de actores y uno de los mejores directores de la historia, "Arsénico por compasión" es tu película. Alocada, carcajeante y asombradamente deliciosa al paladar cinéfilo.








Reacciones: 

0 opiniones personales: