TOP

Interstellar: Sentimientos encontrados


A pesar de mi profunda admiración por la ciencia ficción, y de que haya devorado libros de este género a igual número que películas, siempre me pierdo en su profundo y complicado lenguaje. Bien es cierto, que de pequeño nunca me apasionó la ciencia y nunca quise ser astronauta surcador de galaxias, como la mayoría de la gente que conocía, pero eso es tan sólo un pequeño problema para alguien que planea entender una película en su totalidad.


‘Interstellar’ es una película que ha sabido buscar su momento, y en un plano actual en el que tanto interesa la ciencia y la posibilidad de vida en otros planetas, su director Cristopher Nolan intenta descifrar un enigma de supervivencia en otros planetas, e incluso en otras galaxias. Cabe decir, que el popular director me gusta e incluso tiene películas que considero oportunas recomendar como su ‘Memento’ o su obra ‘Following’, pero en cambio tiene ruinas desastrosas como la tediosa tercera parte de Batman o su aburrida y sobrevalorada obra de 2006, ‘El Truco Final’. 










Aquí en ‘Interstellar’, el señor Nolan me ha animado a comprender e indagar en alguna teoría o palabra que no acababa de comprender, lo cual ya es un éxito bastante grande si tenemos en cuenta que ningún libro, ni siquiera de Isaac Asimov, supo conseguirlo. La película cuenta como nuestro planeta se está apagando, debido a la escasez de provisiones donde la culpable es una plaga en la que el polvo hace añicos la posibilidad de supervivencia; la única solución es buscar vida más allá de este planeta, en otra galaxia. 

A partir del momento en que el personaje encarnado por Matthew McConaughey abandona nuestro planeta, comienza una ópera donde se ven los valores más benevolentes y mezquinos del ser humano; nostalgia, ira, frustración, decisión, avaricia y por supuesto miedo. Un miedo que no es agobiante como en 'Gravity', sino un miedo enfundado en los sentimientos de una persona a la que sólo le preocupa ver a su hija de nuevo, como casi cualquier padre desearía en una situación como la que propone el guión de 'Interstellar'.

Puede resultar pedante la misma historia durante sus casi tres horas de metraje, pero en cambio es una película bien contada y que llama la atención de nuestro yo más curioso, nos obliga a hacernos preguntas y lo peor de todo es que no nos las podemos contestar a día de hoy. Indaga en teorías que pueden parecer disparatadas, pero que por muy disparatadas que sean hacen a nuestro cerebro agotarse a pensar, a sentir, a vivir la ciencia.

A líneas generales resulta un lío con el que me he sentido encantado de concederle este baile, un baile cargado de odas a infinitos sentimientos que acaban colisionando con un gran trabajo en los efectos especiales y una plantilla que cumple de forma muy sobresaliente. Tal vez una de las mejores películas de Nolan, y un buen empujón para que me interese un poco más por aprender ciertas teorías, o cierta jerga de la lengua científica.




Reacciones: 

1 opiniones personales:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.