TOP

Canción de cuna para un cádaver (1964)

Lo primero pedir perdón a los lectores por no publicar tanto, pero es que apenas tengo tiempo para publicar y saco el tiempo justo para ello.
Ahora vengo a hablaros de un drama al más puro estilo sureño del cineasta estadounidense Robert Aldrich, que el año anterior a esta película que voy a comentar hizo "4 for Texas" con Frank Sinatra entre el reparto.
Eso fue en 1963. En 1964 hizo la película "Canción de cuna para un cádaver", que iba a recoger mejores críticas que la anterior película suya y que contaba en el reparto con Bette Davis, Olivia de Havilland, Joseph Cotten y Cecil Kellaway entre otros.
La sinopsis nos sumerge en el problema que se encuentra Charlotte Hollis, que debido a que el Estado quiere hacer una autopista, está decidiendo expropiar su plantación por lo que esta solterona deprimida por la muerte de un hombre al que amó, busca refugio en su prima Miriam y en su amigo Drew. A su vez, todos sospechan de ella porque creen que fue la culpable de la muerte de su amante.




Robert Aldrich repite de nuevo con gente de "¿Qué fue de Baby Jane?" de 1962, donde repite guionista, productor, protagonista principal e incluso alguna que otra prenda de vestuario que si uno se fija bien se puede contemplar. Pero más allá de eso, esta película no se parece nada a la producción de 1962, que aunque bien es cierto que cumple, no logra tanta calificación como el otro proyecto de Robert Aldrich.
Frank DeVol es el encargado de empezar la película con la nana que da nombre a la película en su título original, "Hush, hush...Sweet Charlotte", un acompañamiento entre piano y una voz que tararea entre medias de los acordes de tan buena melodía. Pero aquí no se queda el tema de la melodía, pues según sigue su curso la película, la lenta nana se va volviendo más lúgubre y fantasmagórica, dando un ambiente, muy muy logrado.
El elenco de actores lo hace bastante bien, todos aprobando, en especial Bette Davis, que tras la enfermedad de Joan Crawford (que era en un primer momento la elegida para el papel), dejó en fuera de juego a dos actrices como son Katharine Hepburn o Vivien Leigh, sobre todo porque estas no quisieron.
Y es que Davis está compenetrada con su personaje, lo hace bastante creíble, incluso en la gesticulación de algunas escenas más o menos comprometidas del film.
Es una película hecha con maestría, con un equipo de dirección bastante bueno, con interpretaciones dignas de recordar, un tratamiento perfecto del B/N, y claro, una buena fotografía.
En definitiva, película altamente recomendable y una de las mejores de Aldrich, con una música genial y unas interpretaciones fabulosas.

NOTA FINAL:

Reacciones: 

0 opiniones personales: