TOP

¡Qué bello es vivir! (1946)


Por fin se han solucionado los problemas que nos impedían seguir comentando películas, por tanto, ya todo funcionará cómo normalmente.
La película de la que vengo a hablaros hoy, es una de las mejores películas de la historia para muchos y simplemente muy buena para otros, pero todavía desconozco de aquella persona que se haya puesto a ver esta película y le sugiriese un trabajo mal hecho y un guión poco trabajado, y es que, con sólo leer el nombre del director que encabeza el cartel que ofrezco arriba, se nota que estamos ante una obra cumbre, en este caso titulada "¡Qué bello es vivir!" y dirigida por un rey de reyes en el mundo cinematográfico como es el italiano Frank Capra.
El argumento de la película nos lleva hasta Nochebuena, donde el dirigente de un banco familiar llamado George Bailey (James Stewart) está a punto de suicidarse debido a la repentina desaparición de mucho dinero, que supondría la quiebra del banco, pero a punto de cometer dicho acto, ocurre algo que no esperaba nadie.




Una vez más, Capra nos quiere atrapar en un mundo de optimismo y de fábula y esta vez nos impone esta ley tan famosa, en el seno de una familia media en el día de Navidad.
Todo lo anterior, está contado de manera correcta y sin decaer en lo monótono y por tanto aburrido del cine que se nos suele vender en filmes de esperanzas, sueños y mundos de utopía. Está contado desde una perspectiva de una familia media que se nos antoja en algunos momentos de película dramática, cómica, y fantástica donde un hombre anónimo lucha por su familia, cómo en aquellos tiempos lo hacía tanta gente, y cómo en estos tiempos que corren lo hacen muchos más con el objetivo de satisfacer a sus seres queridos llenando el hogar de alegría y escupiendo fuera el egoísmo material, interpretado en la mayoría de los casos por aquello que hace pobre a alguien, cómo es el dinero.
La maravillosa epopeya está acompañada de una música compuesta por el ucraniano nacionalizado estadounidense, Dimitri Tiomkin, que no deja indiferente, pues acompaña bien los momentos y cada nota es un sentimiento marcado en un fotograma de una forma especial con un sello único del cine de Capra.


El elenco de actores también está fantástico. Un James Stewart que se cree su propio papel (cómo hacía casi siempre) de ciudadano normal que tiene esperanzas tras un suceso relacionado con el personaje interpretado por Henry Travers que le enseña lo que de verdad importa; el apreciar tu vida.
Y es que eso es lo que nos muestra el film, a saber apreciarnos a nosotros mismos y que por mucho que estén los problemas y que algunos nos critiquen debemos seguir para adelante, pues si no lo hacemos, cómo dirían en "Lilja 4-Ever" (2002), los cabrones que te escupen, habrán ganado y tú habrás perdido, de eso no cabe duda. Una obra maestra del cine.

NOTA FINAL:




Reacciones: 

0 opiniones personales: